SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES

siguenos en facebook  siguenos en Twitter  Canal de youtube  Sígueme en Likedin  Sígueme en Pinterest  sígueme en Instagram  sígueme en Flickr  sígueme en Vimeo  sígueme en Wordpress  sígueme en Vkontakte! sígueme en Reddit sígueme en Skyrock! sígueme en Hi5!

sábado, 13 de mayo de 2017

FOMENTA MUSEO DE LA MEMORIA PATRIMONIO INMATERIAL DE TLAXCALA

FOMENTA MUSEO DE LA MEMORIA
PATRIMONIO INMATERIAL DE TLAXCALA

A través de talleres la ciudadanía conoce el proceso de elaboración del cacao y disfruta de su exquisito sabor


Contextos Regionales

Decretado en 2014 como Patrimonio Cultural Inmaterial del Estado, el cacao es una bebida tradicional que forma parte de la riqueza gastronómica y cultural de Tlaxcala.

Para promover esta bebida de cacao también conocida “agua de barranca”, el Museo de la Memoria desarrolla talleres para que los visitantes conozcan el proceso de elaboración y disfruten del exquisito sabor de este extracto hecho a base de cacao, maíz, haba, canela y anís.


Por las características y el proceso artesanal que conlleva su preparación, esta bebida proyecta al estado a nivel nacional e internacional, en espacios como muestras gastronómicas en Italia y recientemente en el Tianguis Turístico de Acapulco.

Leandra Lara Gochez, Clara Silva Lara y Leovigilda Cirio Calderón, forman parte de un grupo de 26 personas del municipio de Zacatelco que se dedican a la elaboración de esta bebida milenaria de origen prehispánico.

El proceso inicia con el tostado de las semillas de cacao, posteriormente se muelen hasta formar una pasta que al combinar con agua toma el sabor y espuma que lo caracteriza.


Leandra Lara quien ha preparado por más de 40 años esta bebida relató que en Zacatelco se encontraron registros de más de 200 años en los que se menciona este néctar como elemento principal en celebraciones de carnaval y semana santa.

En la época prehispánica se hervía el cacao y endulzaba con miel silvestre para dar energía a los guerreros que lo consumían, pero fue hasta la llegada de los españoles cuando Hernán Cortés lo envió al Rey Carlos V para su industrialización como chocolate.  

Con estas acciones, el Gobierno del Estado fortalece la vocación cultural y gastronómica de Tlaxcala.